Aceites Esenciales y la frecuencia de la vida.

Aceites Esenciales y la frecuencia de la vida.

Una de las razones por la cual practicamos Tai Chi, Qi Gung, nos hacemos biomagnetismo o acupuntura, es para elevar los niveles de energía del cuerpo y así recuperar el equilibrio interior o la salud, a través de un adecuado manejo de las frecuencias corporales. La manera de medir la energía de los cuerpos es a través de las frecuencias eléctricas.

 Todo tiene una frecuencia eléctrica, incluyendo los aceites esenciales y el Dr. Robert Becker, en su libro El Cuerpo Eléctrico, establece que el "cuerpo humano tiene una frecuencia eléctrica, y que gran parte sobre la salud de una persona se puede determinar sus niveles de frecuencia", algo que las generaciones de maestros orientales ya sabían. Incluso hablaron del chi en las plantas, hierbas seleccionadas y alimentos para sus pacientes sobre la base de la energía electrónica que contenían.

En 1992, estudios de la Universidad de Estado del Este (Cheny), Washington, determinaron que  frecuencia media del cuerpo humano sano es 62-78 MHz, mientras que la enfermedad comienza en 58 MHz. Cuando se baja la frecuencia de una persona, el sistema inmunológico se ve comprometido. Si la frecuencia se reduce a 58 MHz, pueden aparecer los síntomas del resfriado y la gripe. A los 55 MHz, las enfermedades como la cándida puede atacarnos. En 42 MHz, el cáncer es una posibilidad real.  



images-1.jpeg

Bjorn Nordenstrom, un radiólogo Sueco, que escribió el libro "Circuitos Cerrados biológicamente", descubrió que al poner un electrodo dentro de un tumor y al hacer pasar una corriente continua de 1 miliamperios, podía disolver un tumor cancerígeno y detener su crecimiento.

Por otro lado, todos los seres vivos tienen frecuencias. Esto lo saben los nutricionistas y expertos en el bienestar de la salud natural y están de acuerdo en que un elemento clave para determinar la efectividad de cualquier producto de la salud es determinar que tan “vivo" es.

Bruce Tainio en Cheney, Washington, desarrolló nuevos equipos para medir la biofrecuencia de los seres humanos y los alimentos. Utilizó este monitor, para determinar la relación entre la frecuencia y la enfermedad. Encontró que los alimentos procesados en lata tenía una frecuencia 0 MHz (si, cero !!!, saque sus propias conclusiones); productos frescos 15 MHz; hierbas secas entre 12 a 22 MHz, y hierbas frescas 2-27 MHz. Los aceites esenciales tuvieron mediciones desde los 52 MHz, llegando a 320 MHz, que es la frecuencia de aceite de rosa.

Así como podemos practicar tai chi para elevar los niveles de energía del cuerpo, podemos utilizar aceites esenciales de grado terapéutico para buscar y potenciar los beneficios de las altas frecuencias.

La investigación clínica muestra que los aceites esenciales, tienen la frecuencia más alta de cualquier sustancia natural conocida por el hombre. La química y las frecuencias de los aceites esenciales tienen la capacidad de ayudarnos una frecuencia de salud óptima.

Durante años, se han realizado investigaciones sobre el uso de la energía eléctrica para revertir la enfermedad. La creencia de que había maneras naturales para aumentar la frecuencia eléctrica del cuerpo condujo a la investigación y el posterior descubrimiento de frecuencias eléctricas en los aceites esenciales.

En el otro extremo están las sustancias poco saludables, que también provocan cambios de frecuencia. Un ejemplo de esto, es un estudio donde se midió la frecuencia eléctrica de 2 varones (de 24 y 26 años). Ambos tenían una frecuencia de 66 MHz cada uno. El primer individuo sostuvo una taza de café (sin beberla), y su frecuencia se redujo a 58 MHz en 3 segundos. Luego puso el café sobre la mesa y aspiró el aroma de ciertos aceites esenciales. Dentro de 21 segundos, su frecuencia había regresado a 66 MHz.

El segundo individuo tomó un sorbo de café y su frecuencia se redujo a 52 MHz en los mismos 3 segundos. Sin embargo, con él no se utilizaron los aceites esenciales y tomo 3 días para que su frecuencia volviera a su posición inicial 66 MHz.

Uno de los aspectos sorprendente de este estudio, es la medición de la influencia que los pensamientos tienen en frecuencia eléctrica del cuerpo. Los pensamientos negativos reducen la frecuencia medida en unos 12 MHz, mientras que pensamientos positivos incrementaron la frecuencia en más de 10 MHz. También se encontró que la oración y la meditación se incrementaron los niveles de frecuencia de 15 MHz medidos (lo cual no es sorprendente que estas dos prácticas ayuden a sanar).

egipcios_y_a_esenciales.png

Así, los científicos confirman lo que la sabiduría ancestral ya sabía: los niveles energéticos del cuerpo son fundamentales para tener una buena salud. Ahora además, contamos con una ayuda segura, agradable y efectiva, los maravillosos aceites esenciales.


Te invito a leer los artículos anteriores sobre aceites esenciales, para que puedas conocer sus maravillosas propiedades terapéuticas.

Visita nuestra web: www.bazarnatural.cl, donde podrás ver el listado completo de nuestros aceites y sus valores.


Te invito a visitar nuestro Face donde podrás leer diariamente sobre salud natural:

https://www.facebook.com/BazarNaturalFitocosmeticaVegetal


|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar